BEAUTY

UNA BUENA INVERSIÓN

No se trata de la bolsa del momento o de una pieza de joyería, sino de tu rutina de belleza. La manera como cuidas tu rostro día y noche determina a la larga la salud y apariencia de esta y puede ser un factor importante en la aparición de afecciones en la piel y signos de la edad, así que toma nota, sigue estos pasos y ve en busca de una piel saludable. 

 

1. Limpieza. Que las toallitas desmaquillantes no sean tu único paso; cierto que ayudan a eliminar el maquillaje, pero la limpieza que realizan en el rostro es sólo de forma superficial, por lo tanto, es necesario utilizar un limpiador, en la forma de tu preferencia, que limpie tu rostro a nivel de los poros y que elimine, a su vez, los ingredientes dejados por las toallitas. 

2. Tonificar. Es uno de los pasos menos populares en la rutina diaria porque sus beneficios son un tanto desconocidos. Pero el uso del tónico después de la limpieza ayuda a reducir los poros, refrescar y restablecer el equilibrio de la piel, pues algunos limpiadores pueden alterar su PH. Así que no lo saltes y hazlo parte de tu rutina diaria.

3. Suero. El complemento ideal de tu humectante. Los sérums pueden tener diversos beneficios según se necesiten, desde disminuir líneas de expresión, dar luminosidad al rostro, combatir manchas, y lo hacen efectivamente pues contienen mayor porcentaje de ingredientes puros activos que los humectantes tradicionales. Escoge el que ofrezca los beneficios que tu piel necesite. 

4. Humectante (día y noche). Igual que el suero, elige aquel con los beneficios que precise tu piel. Idealmente necesitas dos, uno de día (puede tener factor de protección solar) con una consistencia, generalmente más ligera y otro nocturno, más denso y con mayor concentración de ingredientes, ya que tu piel durante la noche entrará en una etapa reparadora.

5. Contorno de ojos. No te olvides de la zona más delicada de tu rostro, es la que muestra las señas de cansancio y, eventualmente, los primeros signos de la edad, mejor conocidos como las famosas patas de gallo. 

6. Protector solar.  Independientemente si es invierno o verano, si está soleado o nublado, el protector solar es de uso obligatorio en tu rutina de día, no sólo protege contra la aparición de manchas, pecas, decoloración de la piel, líneas de expresión y otros signos sino, aún mas importante, disminuye el desarrollo de cáncer de piel.   

El Plus: Consiente a tu piel una vez por semana con una mascarilla y una vez cada dos meses con un facial. 

Parece una rutina larga, pero tener un buen cuidado de rostro ayuda no solo a retrasar los signos de la edad sino a prepararla diariamente para la aplicación de tu maquillaje ayudándolo a distribuirse con más facilidad y tener una mayor duración.

 

Son muchos los beneficios que a la larga obtienes de llevar estos pasos, pero también se requiere constancia y beber suficiente agua, así que empieza ahora y muestra tu mejor cara al mundo.